www.svbioetica.org
Asociación Científica dedicada al estudio y difusión de la Bioética desde una perspectiva interdisciplinar








28/04/2007
Investigadores de EEUU descubren que el líquido amniótico es una fuente de células madre
Investigadores estadounidenses encontraron una fuente disponible de células madre con muchas de las propiedades de las células madre embrionarias, y con ellas crearon una variedad de células distintas, incluyendo nerviosas y hepáticas.

En pruebas preliminares con ratones, el tejido regenerado pareció funcionar con un tejido común e incluso restauró algunas funciones en ratones con daños cerebrales, sugiriendo que estas células madre pueden contener las propiedades terapéuticas de las células madre embrionarias.

"Nuestra esperanza es que estas células provean una fuente valiosa para reparación de tejidos y para regenerar órganos también", dijo Anthony Atala, director del Instituto de Medicina Regenerativa en la Escuela de Medicina de la Universidad Wake Forest en Carolina del Norte (este).

Los investigadores iniciaron su proyecto de siete años tomando muestras de líquido amniótico de mujeres embarazadas. Sabían que el líquido amniótico contiene una rica variedad de tipos de células inmaduras, pero no estaba claro si también contenía células madre, capaces de diferenciarse en un rango de células especializadas.

Sus estudios revelaron que una pequeña porción de las células en el líquido amniótico, cerca del 1%, son células madre con dos de las más importantes propiedades de las células madre embrionarias, su versatilidad y su extensa capacidad de auto renovación.

Tomó muchos más años, pero finalmente los investigadores de Wake Forest y de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard fueron capaces de manipular las células para crear músculo, hueso, grasa, venas, nervios, y células hepáticas.

Cuando las células madre extraídas del líquido amniótico fueron probadas en ratones, demostraron tener muchas de las propiedades de las células embrionarias para reparar el daño y regenerar tejido. Cuando las células nerviosas fueron transplantadas a cerebros dañados de ratones, estas crecieron y repoblaron el área afectada. "Vimos que algunas volvieron a funcionar", dijo Atala en una teleconferencia con periodistas.

De manera similar, las células fueron usadas exitosamente para generar tejido óseo en los ratones. Los científicos también demostraron que las células neuronales podían secretar neurotransmisores y que las células hepáticas son capaces de secretar urea, que el hígado genera del amoníaco.

Pasarán años antes de que experimentos similares puedan realizarse en seres humanos, pero la disponibilidad de estas células madre, que pueden ser extraídas de la placenta así como del líquido amniótico, facilitará la investigación futura, anotó Atala.

"El líquido amniótico está lleno de estas células fetales", y con más de cuatro millones de nacimientos cada año en Estados Unidos, será muy fácil reunir suficientes muestras para almacenar un banco de células madre para proveer las necesidades de transplante de toda la nación.

"Si se tiene un banco de 100. 000 especímenes, se podría proveer al 99% de la población estadounidense de una coincidencia genética perfecta para transplante", agregó. El estudio se publicó en la revista especializada Nature Biotechnology.




AFP/Chicago
 
  ©2007 Sociedad Valenciana de Bioética. Todos los derechos reservados.