www.svbioetica.org
Asociación Científica dedicada al estudio y difusión de la Bioética desde una perspectiva interdisciplinar








23/11/2007
NOTA DE PRENSA
Nota de prensa de la Sociedad Valenciana de Bioética ante la noticia de la obtención de células humanas pluripotentes mediante des-diferenciación de células adultas, por parte de dos equipos independientes de investigadores de Japón y Estados Unidos.

La noticia de la obtención de células humanas pluripotentes mediante des-diferenciación de células adultas, por parte de dos equipos independientes de investigadores de Japón y Estados Unidos, ha conmocionado el mundo de la ciencia. Para empezar, ya no se requiere la destrucción de embriones para lograr este propósito. Pero además, esta nueva técnica, inicialmente ideada por el doctor Yamanaka, permite obtener líneas de células madre personalizadas de cualquier individuo mediante un procedimiento relativamente sencillo, sin que haya que temer un posible rechazo inmunológico, ya que se trata en realidad de una forma de autotrasplante.

Este novedoso procedimiento deja obsoleta la llamada clonación "terapéutica" –por transferencia nuclear somática– antes de que nadie haya demostrado haberla practicado con éxito en humanos, hasta el punto de que el mismo Ian Wilmut, “padre” de la oveja Dolly, y hasta hace poco firme defensor de la clonación, ha anunciado su renuncia a practicarla en el futuro para centrarse en el procedimiento de des-diferenciación de células adultas, cuya exitosa aplicación a células humanas acaba de anunciarse.

La clonación "terapéutica", aparte de los problemas éticos que suscita, venía lastrada por tremendas dificultades técnicas que la hacían de aplicación imposible a seres humanos. Por una parte, requiere de un gran número de óvulos por la escasa eficacia del procedimiento. Por otra parte, y según se desprende de los experimentos realizados con animales, los embriones obtenidos son inviables en un porcentaje muy elevado, lo que significa que deben tener graves alteraciones genómicas. Esta circunstancia haría que en el supuesto de obtener una línea celular humana por el procedimiento de clonación, la probabilidad de ser portadora de aberraciones en su material genético sería tan elevada que carecería de utilidad clínica o incluso como instrumento de investigación.

La nueva técnica de des-diferenciación permite obtener no sólo células madre “personalizadas” y sin posibilidad de rechazo, sino que abre la puerta al desarrollo de modelos celulares de las más variadas enfermedades humanas, que facilitarán tanto el estudio de sus bases moleculares como el ensayo de posibles terapias experimentales. Es cierto que esta nueva técnica, que combina de algún modo la terapia génica con la terapia celular, requerirá de altas dosis de precaución antes de que se aplique como terapia a pacientes humanos, debido al hecho de que se emplean vectores víricos, pero no es menos cierto que se pueden hacer todas las comprobaciones necesarias en laboratorio para descartar posibles complicaciones, antes de efectuar el trasplante celular al paciente.

En definitiva, aunque las aplicaciones terapéuticas tarden aún en llegar, la noticia ha sido magnífica tanto desde el punto de vista científico y médico como desde el punto de vista ético, y aconseja replantearse la conveniencia de proyectos médicamente estériles, éticamente discutibles y económicamente costosos, como lo son los relativos a las células madre embrionarias y a la clonación terapéutica humana, la cual ha perdido de la noche a la mañana el poco sentido que tenía.

Noviembre 2007

SOCIEDAD VALENCIANA DE BIOÉTICA




 
  ©2007 Sociedad Valenciana de Bioética. Todos los derechos reservados.